jueves, 4 de septiembre de 2014

¿BUSCÁS LA FELICIDAD? Aprendé de quienes ya la encontraron


«Hay mayor felicidad en dar que en recibir». El creyente experimenta una profunda satisfacción siguiendo la llamada interior de darse a los otros sin esperar nada. 
El esfuerzo del cristiano por promover la justicia, su compromiso de defender a los más débiles, su acción humanitaria para procurar el pan a quién carece de él, por curar a los enfermos y prestar ayuda en las diversas emergencias y necesidades, se alimenta del particular e inagotable tesoro de amor que es la entrega
total de Jesús al Padre. El creyente se siente impulsado a seguir las huellas de Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre que, en la perfecta adhesión a la voluntad del Padre, se despojó y humilló a sí mismo, (cf. Filipenses 2,6 ss), entregándose a nosotros con un amor desinteresado y total, hasta morir en la cruz. (San Juan Pablo II)

1 comentario:

  1. Todos podemos experimentar esta felicidad roguemos a nuestro Señor nos regale esta gracia

    ResponderEliminar

COMENTARIOS DE NUESTROS LECTORES